sábado, 19 de enero de 2008

THE PIRATE (1948)

EL PIRATA de Vincente Minnelli (“The Pirate”, 1948). Con Gene Kelly y Judy Garland. Metro-Goldwyn-Mayer, USA. (****, de 4). Música de Cole Porter.

Sobre “El pirata” hay muchas versiones. Hay quien dice que es buena pero que no llega a cuajar y hay quien se inclina porque está bien pero que muy bien cuajada. Lo que sí es cierto es que en este film hay tres piezas fundamentales que forman el engranaje que hace funcionar la película: Judy Garland, Gene Kelly y Vicente Minnelli. Cada uno funciona a su modo y es su propio ente. Así Judy Garland para lucirse no necesita de Minnelli ni de Kelly, Kelly no necesita a nadie en absoluto para sus saltos y sus triquiñuelas y Minnelli, que es el director, mucho menos. Sin embargo cada una en su estilo, las tres piezas, Garland-Kelly-Minnelli se complementan en una cinta bastante bien contada cuyo único defecto parece ser la presencia de Judy Garland, muy relajante a veces pero con una voz al cantar algo rasposa. No obstante tambien Kelly la tiene así y no resulta molesto en absoluto.

Judy Garland y Vincente Minnelli

Judy Garland, excelente actriz, bailarina y –aunque como ya dije aquí haga gallos en algún momento— cantante se hizo famosa al sustituir a Shirley Temple en “El mago de Oz” (1939) de Victor Fleming. Luego, tras este film vino una época verdaderamente repelente en su historial cinematográfico y forma pareja con Mickey Rooney en una serie de filmes tontos y ñoños que solo la hacían lucir como cantante. Tras esa etapa vino su carrera más firme y seria. Años más tarde se casa con Vicente Minnelli. De esa unión una niña fea pero excelente actriz que hizo cosas estupendas: Liza Minnelli.

Gene Kelly llegó ya maduro y experimentado al cine, hizo grandes películas para Metro-Goldwyn-Mayer y en 1955, sabiendo que el estudio prefiere a Marlon Brando para protagonizar “Ellos y ellas” de J. L. Mankiewicz, se larga de allí para no volver. En 1981 ha hecho “Xanadú” junto a Olivia Newton-John. Patético verle a sus 70 queriendo volver sobre sus pasos.
Vicente Minnelli fué uno de los grandes cineastas del Viejo Hollywood. Minnelli era un tipo feo y con cara de ratón y parece mentira que acabase casándose con una belleza como lo fué Judy Garland. Su hija —Liza— acabó por parecerse a su padre. Minnelli fué, sin lugar a dudas un maestro y un nombre de luz propia en la historia del cinema. Hizo films de varias clases. Hizo comedia (“El noviazgo del padre de Eddie” o “Mi desconfiada esposa” (1962 y 1957 respectivamente) pero esta primera más rayando en el melodrama). Hizo comedia musical (“Un americano en París”, 1951) y otras cosas. El filme que más hace añorarlo fué “Un americano en París” interpretado por el excelente bailarín y actor Gene Kelly y la encantadora francesita Leslie Caron.

En este film hay ingredientes magníficos pero los resultados no son excelentes aunque falte poco para que así sea. La construcción de la cinta es perfecta con algún fallo pero el resultado es algo que se disipa como la niebla (¿vaporoso?). Como cita Ángel Fernández-Santos en el artículo “Piratada”, en esta película ha querido ver el mundo y el guionista una mezcla extraña de Errol Flynn y Gene Kelly; es decir, ser cínico y arrogante como Flynn y bailar y hacer mil movimientos y bailes como Kelly. Eso fué algo quijotesco que a veces no llega a cuajar (otras sí).

En líneas generales la película tiene muchos buenos alicientes, la dirección es ejemplar (hay algunas escenas estupendas), la coreografía genial (la escena onírica de Kelly atacando un pueblo es asombrosa, magnífica), las actuaciones son de primera, la música a veces con poco fuste pero así en una visión general aceptable y los decorados Metro-Goldwyn-Mayer que nunca fallan. Tal vez lo que no llegue a cuajar del todo sea el dúo Kelly-Garland que a veces resulta irritante en sus actuaciones. (1982)

1 comentario:

filomeno2006 dijo...

Kelly (Serafín)
Garland (Manuela)